La crisis en China que podría generar millones de dólares y puestos de trabajo para La Rioja

La provincia tiene una oportunidad histórica a través de una de sus sociedades. Se podrían generar millones de dólares por mes y muchísimos puestos de trabajo.

0
847

Por Juan Pablo Parrilla

La Rioja tiene una oportunidad histórica que podría generar millones de dólares para su economía y muchos puestos de trabajo. En China, la peste porcina africana se tradujo en el sacrificio de entre 100 y 200 millones de cerdos. Y el gigante asiático pasó de ser prácticamente autosuficiente en el consumo de porcinos a necesitar nuevos proveedores para satisfacer su enorme demanda.

La pelota ahora está en Cerdo de los Llanos, la empresa que originalmente era una sapem y que se convirtió en una sociedad anónima unipersonal. Su único accionista es el Estado riojano. Hay entre cinco y diez empresas chinas interesadas en invertir en Argentina y hubo varias reuniones con la compañía de la provincia, más allá de que el diálogo mantiene un bajo perfil.

La oportunidad es real. Hubo un primer contacto cuando en noviembre del año pasado un contingente que representaba al gobierno riojano viajó a China y conversó con empresarios locales. Ahí se conoció el primer obstáculo, que en realidad es una oportunidad: la demanda es monumental.

Para que se tenga una idea, en China se consumen unas 55 millones de toneladas de productos de cerdo por año. Es un alimento clave en su dieta. Hasta que en agosto de 2018 surgió el primer brote de peste porcina africana, el país asiático apenas importaba el 4% de su consumo interno y exportaba el 26% de la demanda mundial. Pero se estima que sólo en 2019 su producción cayó por lo menos un 25% debido al brote de la enfermedad. Eso hizo que disminuyera la oferta y que subieran los precios, incluso de otras carnes.

El conflicto es tal, que hace un tiempo se viralizó un video en el que se ve una pelea en un mercado por un trozo de cerdo:

A casi 19 mil kilómetros de Beijing, Cerdo de los Llanos tiene 2.500 madres en su sede en Chepes. Como mínimo necesita duplicar su stock sólo para sentarse hablar con alguna de las empresas chinas interesadas, aunque la meta es bastante más ambiciosa y hay un mayor margen de demanda. Además de divisas, un acuerdo exitoso podría generar muchísimos puestos de trabajo directo. Hoy la empresa tiene 115 empleados. El potencial es enorme.

En el sector hay mucho entusiasmo. El equipo de jóvenes sub 35 que encabeza la presidenta de Cerdos de los LLanos, Laura Vergara, trabaja intensamente desde sus oficinas en el norte de la capital provincial en un plan para mejorar la producción. El primer boceto de la estrategia ya fue presentado al gobernador Ricardo Quintela.

Además de los contactos con los empresarios chinos, hubo una reunión en la Cancillería, que garantizó todo el apoyo necesario. Y hubo un encuentro de trabajo en Córdoba, que también podría beneficiarse de la crisis en China. El objetivo es armar un polo productivo porcino. La demanda es tal, que requiere el trabajo mancomunado de las provincias.

En Cerdo de los Llanos estudian más de una opción de negocios, pero hay una en particular que interesa. Para el gobernador Ricardo Quintela será una de sus prioridades, ya que es una de las cuatro patas del programa que idearon sus equipos técnicos para desarrollar la provincia, junto al fomento del turismo, el afianzamiento de la capital y de Chilecito como “ciudades universitarias” y el desarrollo de las energías renovables.

Sin embargo, no todo es color de rosas. El problema más difícil de superar es la logística. Lo ideal sería exportar el cerdo a través de Chile, pero la demanda es tal que literalmente podría hacer colapsar los ya desbordados pasos fronterizos. Enviar el cerdo a través del puerto de Rosario es alrededor de un 30% más caro, lo que mermaría las ganancias. En la Secretaría de Asuntos Estratégicos que comanda el economista Ariel Parmigiani barajan distintas alternativas.

En ese marco, siempre aparece en agenda un proyecto del que hace años se viene hablando: el famoso y ansiado Corredor Bioceánico. Pero las obras de infraestructura necesitan financiamiento nacional o externo, y su concreción depende del futuro del país. Los equipos técnicos de Quintela creen que en el mejor de los casos, con el viento a favor, en 5 años el paso de Pircas Negras podría estar asfaltado, aunque la afirmación parece un exceso de optimismo. También está la opción de utilizar el Paso de San Francisco, en Catamarca. Para que se pueda transitar por la autopista a Chile, vía Aguas Negras, en San Juan, falta no menos de una década. Qué hacer es un verdadero dilema.

Y ahí está parte de la clave: la demanda de China es real, pero es ahora o nunca. No hay tiempo que perder. En cinco o diez años, el stock en Asia podría volver a acomodarse. Incluso se podría desarrollar una vacuna contra la enfermedad, que ya se propagó a Mongolia, Vietnam y Camboya. El reloj ya está corriendo. El tiempo dirá si se aprovechó la oportunidad o se dejó pasar el tren.