[LA RIOJA] Una pareja se intoxicó con “Puflitos” y el supermercado les ofreció 1.000 pesos para los remedios

0
1200

Todo ocurrió el 11 de febrero cuando una pareja de novios, decidió comprar “Puflitos” y ver una película, sin saber la pesadilla que iban a vivir. Matías compartió su desagradable experiencia con EL FEDERAL, y este es su testimonio:

“Pasadas las 22 horas llegamos al supermercado Mayor a realizar compras y justo vimos la llamadas “bolitas crocantes” en un precio razonable en $138 pesos. En fin, nos dirigimos a realizar la compra por tickets por separado para dividir gastos con mi amigo. Por un lado las hamburguesas y por otro los “puflitos” terminamos y pagamos”, comenzó a relatar Matías, estudiante que vive cerca de la rotonda de la UNLaR.

“Nos dirigimos en remis hasta el departamento, cocinamos y mi amigo se va. quedando mi novia y yo. Nos pusimos a ver una película y comimos los “puflitos” a lo cual empezamos a sentir el estómago hinchado y con ligeros dolores, pero no le dimos mayor importancia”.

“Transcurriendo la madrugada a las 5 horas, mi novia se despierta vomitando con demasiado dolor de cabeza y desarreglo a lo cual pensé que la comida le había echo mal. Me levanté a fijarme la fecha de vencimiento de la hamburguesa y todo normal . Al dirigirme a la bolsa de “Puflitos” me doy con la desagradable sorpresa de que la caducidad del producto fue hace un mes y una semana para ser exacto”.

“Llamo a un familiar que se recibió de la Unlar de médica y me indicó que hacer y que medicamentos, y justo lo tenía un amigo a los cual llamé un taxi para ir a buscarlos. Cuestión que tratamos de conciliar el sueño nuevamente y me despierto a las 9 buscando un número de la empresa y contactarme con la misma, solo aparecía un número y nunca pude comunicarme, lo cual recordé vía Facebook que tenían una página y me comuniqué por ahí pero era tanta la demora en responder que me decidí ir al local a reclamar”.

“Llego al local y directamente decido hablar con la encargada (el local se encuentra por la Bs As) le comento la situación y me responde “a no creo que haya sido los puflitos, debió ser otra cosa que le dio en el hígado”, respondiéndole que consulte con un médico y también me dirigí a una farmacia para consultar que podría usar o tomar para tal estado que tenía y me respondió en un tono tan irónico e inoportuno para la situación “los farmacéuticos no son doctores” abrió la bolsa y siguió “mira no tienen nada y se empezó a comer delante mío el artículo vencido”.

“Decido no seguir hablando con ella y directamente pedir el libro de queja donde dejo acentuado el reclamo y lo sucedido. Me dirijo a defensa al consumidor y la inspectora no se encontraba 12 del mediodía ya eran para ese entonces, una señora de ahí me dijo que vuelva mañana para hablar con la inspectora directamente. Salgo de ahí y me fijé que los mensajes decían que me ofrecían la suma de $1000 para saldar la situación”.

“Le dije que no cubren el gasto de medicamentos y menos de los taxis que tuve que tomar y le pedí otro monto, $5000 le respondí. Obviamente la cifra sabia que no podía ser alcanzada ni en sueños, pero se que si pedía eso ellos quizás me den la suma de 2500 lo que podría saldar el gasto que ya tenía”.

“No recibí respuestas a lo que me comunico de nuevo al número recibiendo respuestas atendiéndome un señor muy amable, diciendo que iba a hablar con el dueño y llame nuevamente a las 21. Llamo a las 21 horas y me atiende un abogado del supermercado Mayor. No me dejó terminar de contarle y alegó que el no iba a hacer perder el dinero a su defendido y que si quería agarre el dinero que me ofrecieron ($1000) y le respondí que no saldaba gastos médicos, me dijo no sabemos si es verdad lo que me contás. Le respondo tiene razón señor pero el producto está vencido hace un mes y una semana, algo tendría que haber echo no cree?”.

“Finalizo diciéndome que vaya a defensa al consumidor que se haga análisis y todo el tema. Lo cual no cuento con recursos suficientes, soy de otra provincia”, finalizó Matías el relato.

En las próximas horas se presentará formalmente la denuncia en Defensa del Consumidor, y los respectivos análisis en el departamento de Bromatología.