Ante el crecimiento de casos de dengue en la provincia y el país, el uso de repelentes se ha vuelto indispensable. El miedo de contraer la enfermedad es real pero pocos pueden acceder a los insecticidas debido a su alto costo. Las marcas más conocidas venden sus productos desde $120 a $300, según el tamaño y el tipo de repelente.

EL FEDERAL recibió varias denuncias que el repelente marca off, en su envase mas chico, pasó de 120 pesos a cobrarse a 360.

Calculando el uso de repelente en una familia tipo (4 personas), se estima que un pote de 200ml dura aproximadamente 4 días, realizando aplicaciones cada dos horas.  En cuanto al precio que se maneja en el mercado para este tipo de repelente, va desde los $120 a los $300, lo cual equivale a un mínimo de $800 al mes,  $2.000 en caso de utilizar una primera marca.

Las sustancias son Dietiltoluamida (DEET), Aminopropionato (IR3535) y citronela.

Existen tres sustancias disponibles que funcionan como repelentes de mosquitos, aunque no todas tienen el mismo grado de eficacia.

Los repelentes que tienen DEET son más eficaces y su duración depende de la cantidad que el producto contenga del principio activo. Las aplicaciones que cada persona realice  dependerá de la cantidad DEET que posea el repelente. Con una concentración aproximada del 4,75% de DEET más otros componentes, reaplicar cada hora, hora y media; 6,65%: cada 2 horas; 20%: reaplicar cada 4 horas; Concentración superior al 23%: Reaplicar cada 5 horas.

Continuando con los precios que manejan los supermercados y farmacias en La Rioja, se observó que el precio del insecticida en aerosol para el ambiente llega en algunos lugares a $200, que aplicándolo a diario no llega a durar una semana.

Cuidar a los niños es prioridad en cada hogar, pero se complica cuando los precios se elevan en la búsqueda de un repelente adecuado a la piel de los menores, el precio en este caso es de $250 y en caso de los bebes la cosa se complica aún más, el costo es de $350.

Con otros métodos, como por ejemplo el uso de las tabletas contra los mosquitos y espirales, el ahorro tampoco se siente, en caso de las tabletas y en caso de tener disponible el aparato donde colocarlas (el cual cuesta más de $150 pesos), el precio de 30 unidades (una por noche) es de $170 pesos.

El recurso más económico podría decirse que son los espirales, lo cual podría implicar consecuencias en la salud de muchas personas (ejemplo aquellas que sufren problema respiratorios o son intolerantes al humo). Este producto posee un costo de $25 las 4 unidades.

Mientras tanto, los casos de dengue continúan ascendiendo y las medidas de prevención por parte del Gobierno (fumigaciones masivas y descacharreo) son los únicos recursos para muchas familias que no poseen el dinero suficiente para adquirir semanalmente repelentes o insecticidas.

El Independiente