-CONMOCIÓN EN SAN JUAN- Una joven de 18 años murió luego de una simple cirugía de amígdalas

0
521

La chica sufrió una serie de hemorragias luego de hacerse una intervención de rutina, entró en paro y no recuperó la consciencia hasta que este martes en la noche falleció.

Julieta Viñates, la joven de 18 años que se encontraba internada en estado crítico tras operarse las amígdalas, falleció durante la noche del martes al miércoles. La triste noticia se conoció este miércoles en la mañana y en las redes sociales hubo varios mensajes de apoyo a la familia, muy conocida en Caucete ya que el padre de la joven era jefe de Bomberos Voluntarios de este departamento. 

El caso de Julieta se hizo conocido alrededor del 15 febrero, pero todo empezó el 10, cuando fue operada por el médico Maximiliano Babsia para extirparle las amígdalas de forma preventiva. La joven se sometió a la cirugía ambulatoria para prevenir las constantes anginas que sufría. 

Pero lo que iba a ser un procedimiento “de rutina” se complicó 4 días después, cuando estando en su casa se descompuso y vomitó sangre. Esa fue la primera gran hemorragia que sufrió la sanjuanina, que este año iba a empezar a estudiar medicina. Ante esto la familia inmediatamente la llevó al Hospital Rawson, donde quedó internada en observación. Cuando apenas la ingresaron fue la última vez que el cirujano otorrinolaringólogo se acercó a la familia para saber cómo estaba la joven. 

Lamentablemente el sangrado volvió y esta vez fue mucho más grave. Durante la internación la joven perdió tanta sangre que sufrió un paro cardiorrespiratorio y quedó en estado crítico. En un momento se dijo que Julieta había sido declarada con muerte cerebral, pero desde la familia negaron esto y pidieron iniciar una cadena de oración pidiendo por la recuperación de la enferma. Lamentablemente, a más de dos semanas de la cirugía, confirmaron la muerte de Julieta. 

La familia Viñates ya había adelantado que accionará contra el médico que hizo la cirugía de la joven. El profesional es un médico de alto perfil que trabaja no sólo como otorrino sino también como clínico. Según la familia, no saben de él desde que Julieta sufrió la segunda hemorragía.