La denuncia por el delito contra la integridad sexual de una chica de 13 años fue radicada esta tarde por parte de la progenitora de la adolescente, que en su relato describió notar cambios en la conducta de la menor desde hace un año como mal humor, aislamiento del grupo familiar; incluso de su hermana de 23 años con quien compartía la habitación.

En un acercamiento de la mujer con su hija, la joven le confesó que su padrino cada vez que asistía a su casa la saludaba con un beso en la mitad de la boca y le tocaba uno de sus senos.

Por tal motivo, la mujer, formuló la denuncia en la dirección de Niñez y Adolescencia y en Asuntos Juveniles. Tras la presentación el jefe de Policía, Ruben Garay, y la jueza Karina Cabral, ordenaron la inmediata detención del funcionario perteneciente a la fuerza publica.

Tiempo Popular