A un mes de la muerte de David Díaz, cuya causa está calificada como “muerte dudosa”, su madre, Mirta “Luchina” Herrera, volvió a reclamar justicia y reiteró la hipótesis que mantiene la familia, la cual indica que el joven no se suicidó, sino que fue asesinado.

Está todo parado por la cuarentena, no hay detenidos, ni sospechados. No puede ser que a un mes de la muerte de mi hijo no haya ni un sospechoso”, reclamó.

En el mismo marco, aseguró que “estamos convencidos que no fue un suicidio” y enfatizó que “está todo tapado por funcionarios y policías”.

La madre de David contó además cómo se enteraron del hecho, y dijo que a partir de un amigo policía, les avisaron que en un grupo de WhatsApp de integrantes de la fuerza hablaban del hecho.

“A partir de un grupo de WhatsApp de los policías, nos enteramos que no fue un suicidio. A este chico lo mataron, se decían entre ellos”, contó.

Fuente: Fénix