El ministro de Salud, Juan Carlo Vergara, confirmó el primer caso de COVID-19 en el interior de La Rioja, en la localidad de Tama, en el departamento Ángel Vicente Peñaloza. Hay mucha preocupación.

Se trata de un adulto mayor, de 85 años, que fue operado en la clínica ERI, de la capital provincial, a donde trabajaban varias personas que finalmente resultaron con COVID-19 positivo, posiblemente por haber estado en contacto con el primer caso de la provincia.

El sujeto se mantuvo asintomático durante 14 días, hasta que el 4 de marzo se empezó a sentir mal y fue derivado a Chamical. Allí estuvo unas 8 horas y una cirujana que lo vio decidió que sea trasladado a la capital, donde fue aislado y finalmente se confirmó que tiene el coronavirus que provocó la pandemia mundial.

Desde el gobierno apuntaron a endurecer las condiciones de la cuarentena tanto en Tama como en Chamical. En este último caso, aislaron a la médica y los tres enfermeros que lo atendieron, y se les realizará un hisopado.

Sin embargo, hay mucho temor en la pequeña localidad de los llanos riojanos, porque el sujeto infectado fue visitado por varios vecinos tras su operación, según una fuente consultada.

En este punto hay que reforzar un concepto. Que una ciudad o pueblo tenga cero casos positivos no quiere decir que no haya nadie contagiado, sino que no se sabe. En el caso de Tama, el hombre estuvo sin síntomas durante dos semanas. Por eso hay que respetar la cuarentena: porque no se sabe quién puede llegar a infectar a otra persona.