Una mujer entró a la sucursal del Banco Rioja sobre calle San Martín, y pidiendo permiso entre los presentes, dijo «permiso, tengo coronavirus».

Ante la inusitada situación, se activó el protocolo aislando a la mujer en un ambiente dentro del banco y el pánico de la gente. La mujer, mayor de edad, pudo llegar hasta la caja, queriendo cobrar y presentando varios documentos poco claros.

Al activarse el protocolo, se cortó la calle San Martín, y hasta el lugar llegó una ambulancia.

A los pocos minutos, un familiar de la mujer, aclaró que la mujer de unos 75 años, tiene problemas psicológicos.

De igual forma, el protocolo por coronavirus sigue activo hasta aclarar la situación que causó pánico en el banco por la insólita situación.