José Molina, hijo del hombre de 85 años de un pueblo cerca de Tama que tiene COVID-19, planteó sus dudas en relación al caso de su padre y criticó al tratamiento que le están dando desde salud pública.

En primer lugar, sobre el estado de salud de su padre, manifestó que “es bastante crítico, muy delicado”. “Hace un tiempo que no se alimenta. Ayer intentaron colocarle una sonda, pero se le hace muy difícil por el problema estomacal que él tiene”, dijo.

En ese marco, agregó que el hombre de 85 años está internado en sala común del hospital de clínicas “Virgen de Fátima”, con oxígeno, pero sin respirador artificial.

En cuanto a cómo se dio el contagio de COVID-19, el hijo del paciente se mostró incrédulo a que se haya producido durante su internación en la clínica ERI, debido a que pasó cerca de un mes de ello. En tanto que consideró que el contagio se habría dado en su segunda estadía en capital, en el hospital Vera Barros.

“Para mí, el virus lo contrajo cuando ingresó el jueves 9 en el Hospital Vera Barros. Si se hubiese contagiado en ERI, tendría estar muerto porque allí estuvo del 19 al 21 a la mañana”, remarcó.

En ese contexto, José dio el detalle de los movimientos que realizaron con su padre, resaltando que el 19 ingresó en ERI por una cirugía y el 20 salió bien, por lo que a la mañana del 21 fue dado de alta. “Hasta el 25 estuvo en La Rioja, con mis hermanos y mi madre en Capital. De ahí fue directo a Kilómetro 38 y el viernes 27 lo llevé a Chila, donde lo revisaron por un dolor en el costado”, detalló y remarcó que “no estuvo en Tama”.

El hombre contó que primero creyeron que el abuelo tenía dengue, pero finalmente se descartó porque el análisis dio negativo. Luego, el 4 lo derivaron a Chamical, donde criticó que “no le hicieron nada”. “Luego pasó por Tama, donde estuvo solo media hora y le realizaron una placa, y llegó al km 30 a las 20 de ese mismo día”.

El jueves comenzó a empeorar y tomamos la decisión de llevarlo a capital. Conseguimos cama en el Sanatorio Rioja, pero como estaba con fiebre, no lo recibieron, sino que lo derivaron al hospital Vera Barros, donde nos dijeron que estaba deshidratado y con anemia”, continuó con el detalle.

José explicó que en el hospital le realizaron un análisis que determinó que tenía una neumonía muy aguda, con los dos pulmones muy tomados. “El sábado 11 le realizaron los análisis por coronavirus, estaba evolucionando bien, pero el domingo a la tarde le confirmaron el positivo en COVID-19 y luego lo trasladaron al hospital de clínicas”.

El hijo del paciente con coronavirus reiteró sus dudas a que el contagio haya sucedido en la primera estadía en Capital, a mediados del mes pasado, al resaltar que “todos los que estuvimos en contacto con él, estamos bien. Mi madre tiene 80 años y estuvo todos los días con él, y está bien”.

Por otro lado, criticó al tratamiento que le dieron desde salud pública, ya que remarcó que aún no le hicieron el hisopado a los familiares y que la información que les brindan es muy escueta. “El lunes le hicieron el estudio a los enfermeros que estuvieron en contacto con el padre, y dieron negativo. Pero estamos esperando que le realicen el hisopado a mis dos hermanos, a mi madre, a mí y a su hijo”, criticó.

En el mismo sentido, enfatizó que “no tenemos nada que acredite que tiene COVID-19. Nunca nos informaron como corresponde, tienen que ser un poco más serio, no se puede jugar con la salud de la gente”. Además agregó que “mi madre está solita y no nos dejan acercarnos a verla”.

cialis sipariş cialis 100 mg cialis 5 mg geciktirici viagra