El coronavirus marcó un antes y un después en todo el mundo, ya que cambió las formas de vida de millones de habitantes, formas de trabajo, costumbres, y hasta el cambio de expresar un saludo.

Junto con todos estos cambios, de la mano va otra catástrofe, que es la economía, que puso de cabeza desde las grandes empresas, con pérdidas millonarias, hasta un vendedor ambulante que vive su día a día de sus ventas.

Desde el confinamiento, tanto los ciudadanos como las autoridades y los investigadores tienen ya la mirada puesta en cómo se volverá a la normalidad. EL FEDERAL ha consultado a media docena de especialistas en salud pública. Todos insisten en que dependerá de cómo avance la epidemia y de que se descubra cuánta gente realmente ha pasado la enfermedad para conocer el grado de inmunización de la población, al menos teóricamente, porque ni siquiera de esto hay una certeza científica. Y para descubrir esto serán necesarios test; muchos (millones) y con la suficiente calidad, algo que, visto el mercado internacional, no es tan sencillo.

Pero en concreto, ¿como va a ser la vida después del coronavirus en La Rioja?

Según especialistas en sociología a EL FEDERAL, dijeron que»definitivamente va a cambiar nuestros hábitos de vida y convivencia entre nosotros».

Pero antes de llegar a una conclusión, hay que mencionar que falta una parte fundamental en el análisis. Y es el momento que se descubra una vacuna efectiva para el COVID-19. Si bien ya se están probando varias drogas en Israel, China y Estados Unidos, las proyecciones para llegar a una cura definitiva se puede extender hasta un año, o sea, a mediados del 2021.

Y hasta que llegue ese día, los habitantes de mundo, y La Rioja, adoptarán «medidas por costumbre» en el cuidado personal, y especialmente a los niños y abuelos, ya que el riesgo de un re brote del virus es potencialmente latente, y puede ser más grave en cifras, a pesar que los números de contagiados y muertos en la provincia, fueron más bajo que las proyecciones que difundió el ministerio de Salud.

EDUCACIÓN

Una de las grandes decisiones del gobierno de La Rioja, va a ser la forma que va a implementar al regreso a clases de nuestros hijos. «Creo que este año está perdido, y si se toma la decisión de que año escolar se pierda, sería lo más sensato», dijo el sociólogo Omar Rivero.

«Las autoridades ya tendrían que diagramar formas concretas y pedagógicas para que se realicen clases virtuales, en casa. O diseñar un calendario de asistencia con un mínimo de alumnos por día, agregando que todos los maestros, tendrán que estar capacitados en protocolos de seguridad obligatorios en higiene en las aulas y para los alumnos».

«Un alumno contagiado, sería un desastre», señaló. Agregando que «la otra alternativa será perder el año, y que se pueda recuperar en el 2021. Va a ser una decisión difícil para el gobierno provincial».

SALUD

Lo que va a cambiar definitivamente, es el sistema de Salud de la provincia, que a grandes rasgos de la gestión, falló en el tratamiento del dengue, pero que se recuperó en las medidas adoptadas para el coronavirus. Las cifras lo avalan.

«El barbijo y el distanciamiento entre las personas, es la clave de lo que tendría que ser una campaña de largo plazo», dijo Rivero. Estas medidas de seguridad personal y colectivo, se puede extender al menos por un año más, según el especialista.

«Valorizar las condiciones de trabajo de los profesionales médicos, que en este caso, más de 60% o más, fueron contagiados por no tener los insumos de seguridad correspondientes», señaló. «Esto es muy grave en un sistema de salud muy endeble y precario, donde todavía se sostiene hospitales que solo derivan a Capital a todos los pacientes, hasta para hacer un parto«, agregó.

ECONOMÍA

«Sin lugar a dudas, este es la gran preocupación de las autoridades nacionales y provinciales», dijo Rivero.

«Y lamentablemente todo lo que pasa en La Rioja, depende de lo que nación aporte, en una situación que encuentra a la Argentina en un virtual «default», o sea, cesación de pagos, dicho por el presidente, con la advertencia de Quintela que el próximo mes, no se sabe que va a pasar», agregó.

El panorama es muy complicado, especialmente para aquellos que no tienen una seguridad laboral como empleado público, los negocios, independientes y desocupados.

La emisión indiscriminada de pesos por parte del Banco Central, produce inflación que se traslada a los precios de la canasta básica. «hoy dos o tres bolsas en un supermercado de La Rioja, sale más de 1.000 pesos, donde más del 20% de sus habitantes cobra cifras mínimas de ayudas nacionales en planes sociales. Aquí no veo una salida que sea efectiva a corto plazo», señaló.

cialis sipariş cialis 100 mg cialis 5 mg geciktirici viagra