Un inusual hecho ocurrió en el hospital Vera Barros, que causó conmoción en las redes sociales, a partir de una denuncia que se viralizó. La imagen que se difundió es la de una bolsa mortuoria con el cuerpo de una mujer en una jaula de residuos patológicos. «Se hizo lo que se tenía que hacer», explicaron desde el centro de salud.

Todo comenzó con la publicación realizada por Elida Mercedes Paez Avila, que rápidamente se viralizó en Facebook.

Texto original de la publicación:

«Que dolor tan grande Abuelita más verte así como te tenían hospital Enrique Vera barros realmente son una vergüenza como pueden hacer pasar por semejante dolor a los familiares inhumanos repudió total es cierto cuando tanto los critican no tienen criterio ni compasión por un ser humano como van a dejar a una persona tirada en ese lugar ella no tenia coronavirus no se ocuparon ni de cambiarla a clínica médica dspues de hacer e l protocolo no tienen perdón d Dios!!!! Yo lo vi estuve ahí asique que nadie opine que mentira xq esto paso hoy en el hospital Vera barros… Ojalá nadie tenga que pasar por una situación así perder un familiar y que lo dejen en una jaula de residuos patológicos«

LA PALABRA DEL HOSPITAL

EL FEDERAL habló con director del hospital Vera Barros, Sebastián Parisi, para consultarle sobre el hecho.

«Sí, se del tema y las causas fueron circunstanciales lamentablemente. La señora tenía sospecha de coronavirus, y justo estaban desinfectado la morgue por otro caso que derivó a la decisión de aislarla porque sus familiares querían verla hasta la llegada de la cochería, que también se demoró en llegar», expresó.

«El protocolo ante un caso sospechoso es bien estricto y no se pudo dar permiso a los familiares ante la posibilidad de que la toquen. Al no tener espacio en la morgue porque se estaba desinfectando por otro caso, es que se tomó esa decisión, que solamente sería por unos pocos minutos, cosa que se extendió porque la cochería se demoró en llegar», comentó.

«Se llamó a la cochería y se demoró más de lo previsto, y quedó el cuerpo un rato hasta que se la pudo ingresar. Se les explicó a todos los familiares y no entienden que no podían estar en contacto, ya que en ese momento se estaba aplicando el protocolo del coronavirus. Ese lugar está pegado a la morgue alejado de todo el circuito del hospital», resaltó.

«Entendemos el dolor de la familia, pero se hizo lo que había que hacer, en un momento que se sumaron varias circunstancias, y se trató también de proteger a toda la familia», finalizó.