Los gritos de un hombre revolucionaron la siesta de este viernes en el barrio Yacampis, porque aseguraba que tenía COVID-19.

El hombre estaba llorando de manera desconsolada y pedía la asistencia e una ambulancia.

Los vecinos aclararon que no es el primer episodio de este tipo, que desde hace unos 10 días se repiten.

Finalmente en el lugar se hizo presente una unidad del Servicio de Emergencias Médicas.