Identificada como N.Q, la madre del bebé con signos de abuso sexual y abandono que falleció este lunes por la madrugada, quedó detenida en la Central de Policía minutos después del mediodía por orden del juez que investiga el caso, Guillermo Adárvez del Tercer Juzgado de Instrucción.  

La mujer que permanece alojada en los calabozos de la estación policial está sospechada de haber incurrido en abandono de persona por el estado de salud que presentaba su chiquito de apenas 5 meses, con un cuadro de deshidratación y lesiones en su cuerpo, algunas que encendieron las alarmas y podrían ser producto de una agresión sexual.  

Si bien por el momento las autoridades judiciales y policiales aguardan por el resultado de la autopsia, que de manera fehaciente confirmará o descartará el horror, es decir si hubo abuso sexual y por qué causas falleció, los investigadores consideran responsable a la progenitora del estado general en el que se encontraba el chiquito y por ello resolvieron su arresto hasta tanto se esclarezca la situación. 

El informe forense será clave en la instrucción de la causa y, aunque por el momento se lleva adelante, no se sabe si se concretará este mismo lunes o finalizará el martes para que el magistrado que encabeza la investigación tenga herramientas para tomar otro tipo de medidas.  

La criatura presentaba en sus partes íntimas lesiones que son compatibles con las de una violación y por ese motivo desde la justicia indagan en su entorno íntimo. El pequeño era el menor de 9 hermanos, hijos de una misma madre aunque de diferentes padres. Todos vivían, según pudo saber este medio, en la vivienda situada en la calle Antonio Torres, a pocas cuadras de la plaza de la villa cabecera. 

Como la madre quedó presa, los 8 hermanos quedarán a cargo de la tutela del Estado tras la intervención de la Dirección de la Niñez, cuyo director Carlos Olivera informó que serán resguardados y permanecerán en las residencias de la provincia, mientras evalúan la situación de la abuela materna que vive del otro lado de la calle.   

Por el momento, la figura del padre del chiquito fallecido no estaría dentro del contexto inmediato. Al menos, la abuela dijo desconocer quién es y los allegados aseguraron que la mujer ahora tras las rejas no tenía una pareja estable con la que conviviera.

Tiempo de San Juan