Un local que vendía bebidas alcohólicas en el barrio San Cayetano pese a la prohibición que rige los fines de semana fue clausurado a partir del trabajo de personal de la comisaría séptima. Lo delató un cliente.

Fuentes policiales indicaron a EL FEDERAL que todo comenzó poco después de la medianoche del domingo, cuando un agente que circulaba en moto demoró a un joven que caminaba por la calle Apóstoles. Fue identiricado como Gabriel Nieto, de 29 años.

Al ser requisado, contó que en la mochila llevaba tres packs de seis latas de cerveza (uno de Budweiser y dos de Schneider) y una botella de Smirnoff Citric. Y confesó que había comprado todo en un local ubicado sobre la avenida Luis de la Fuente, del mismo barrio.

El agente informó a la comisaría y se dio participación a personal de la Unidad Regional, que se hizo presente en el local, donde entrevistó a la encargada, identificada como Sabrina González, y procedió a la clasurua del establecimiento.

A su vez, el joven demorado y los elementos secuestrado fueron trasladados a la comisaría séptima, y se dio participación al juez de turno.

Prohibición

Desde Seman Santa rige en La Rioja la prohibición de vender bebidas alcohólicas durante el fin de semana, hasta las 8 de la mañana del lunes.

Ayer, en la conferencia de prensa en la que anunció cómo será la llamada «cuarentena administrada» en la provincia, el gobernador Ricardo Quintela ratificó la medida, e informó que continurá hasta nuevo aviso.