La Justicia condenó a Maximiliano Miranday por el crimen del agente penitenciario Víctor Esteban Guerra.

La Cámara Tercera en lo Criminal y Correccional de la Primera Circunscripción Judicial consideró que se trató de un homicidio culposo y le impuso la pena de 4 años de prisión de cumplimiento efectivo. También lo inhabilitó por cinco años para ocupar cargos públicos.

Guerra murió el 29 de diciembre de 2012 en una vivienda del barrio Urbano 8, en lo que habría sido un accidente, según el fallo que lleva la firma de los jueces Sara Alicia López Douglas, Edith Elizabeth Agüero y Jorge Gamal Chamía. El agente del Servicio Penitenciario recibió un disparo.

Nota aparte merece la lectura de la sentencia, que fue de manera virtual, mientras en la justicia riojana todavía rige la Feria Judicial Extraordinaria. En la sala de audiencias estuvieron el imputado y los jueces, mientras que la querella, la defensa y los represententes del Ministerio Público Final escucharon el fallo de manera remota.