Tal como había adelantado EL FEDERAL a partir de la declaración exclusiva del chofer de la ambulancia, finalmente estaría confirmado que los atados de cigarrillos encontrados en el vehículo sanitario de Malanzán eran para un odontólogo, según confesó un profesional en su cuenta de Facebook.

El usuario en cuestión se llama Sebastián Barros y trabaja, de acuerdo a la publicación, en el Hospital Gregorio Chávez. Dijo que los choferes de la ambulancia se vieron envueltos en la polémica por hacerle un favor y trasladar desde la capital provincial en un vehículo público bienes que le había enviado su familia, entre ellos, los cigarrillos, que según la prensa local, eran 200 atados, aunque esto no fue corroborado de manera independiente.

«Pido disculpas públicamente», señaló.

¿Fue un delito?

El descargo de Barrios asegura que «Gendarmería no consideró que fuera delito» por lo que los cigarrillos no fueron decomisados.

EL FEDERAL consultó a dos abogados sobre el tema. Según explicaron, muchos juristas coinciden en que el llamado «peculado de uso», es decir, el uso de bienes públicos con fines privados, está consagrado en el segundo párrafo del artículo 261 del Código Penal, que establece una pena de reclusión o prisión de 2 a 10 años, en inhabilitación absoluta perpetua.

El delito establece la pena citada para «el funcionario que empleare en provecho propio o de un tercero, trabajos o servicios pagados por una administración pública”.

No obstante, según coincidieron las fuentes, en este caso no hubo desafectación de los trabajos o servicios del Estado, que es uno de los requisitos que consideran muchos juristas que debería darse para configurar un delito, por lo que Barrios y los choferes no habrían cometido un delito, más allá de que la palabra final la tendrá la justicia.

En efecto, en el país hay proyectos de ley para tipificar directamente el delito de «peculado de uso», también conocido como «peculado de trabajo o de servicio».

El médico que fuma

Por otra parte, hay otro debate de fondo: la enorme cantidad de médicos que fuman. Numerosas investigaciones han probado la importancia del consejo médico a la hora de dejar de fumar.

Sin embargo, otros estudios han señalado que el médico que fuma no suele hacer recomendaciones a sus pacientes vinculadas al tabaquismo. También encarnan una contradicción contraproducente como referente social.

LA CONFESIÓN DEL ODONTÓLOGO:

Quiero utilizar este medio y ante noticia de público conocimiento sobre la situación que mis compañeros de trabajo, los choferes del hospital José y Pablo, por hacerme un favor de buena fe de algunas cosas que me enviaba mi familia, ropa abrigo, que por haber quedado por la pandemia y al ser frecuente mis viajes a la capital no contaba con las mismas, entre ello los famosos cigarrillos, que bueno mi familia sabe que sufría este desabastecimiento, nunca fueron como se dice por ahí mal intencionalmente un cargamento, ni mucho menos decomisados, porque gendarmería no considero que sea un delito, me fueron entregados a mi persona. Pero lamentablemente este hecho paso a ser de desagrado y molestia para mis compañeros y para la institución en la cual trabajo, la cual desconocía los contenidos.

Los que me conocen saben quien soy y que jamás haría algo para dañar a alguien y menos para la institución que me acobijo durante años, eh leído expresiones que duelen el alma y que caratulan de algo ilícito. Es lamentable y pido disculpas a mis compañeros y a la gente a la cual han embarrado. Con audios , msj y publicaciones que nada tuvieron que ver.

Yo me hago cargo como siempre de mis actos. Soy una persona de bien,que pide disculpas, pero también no voy a permitir la descalificación , cizaña con la que ciertos personajes se están manejando, Recurrire legalmente como ciudadano en resguardo de mi nombre y honor.

Soy Sebastián Barros y hace tiempo que vivo en esta comunidad y trabajo en una institución que lo único que hace es servir a la comunidad. Vuelvo a pedir disculpas públicamente.