Luego de que se conociera un rebrote de la pandemia por COVID-19 en La Rioja, el Hospital Vera Barros anunció que reforzará las medidas de seguridad, mientras que el Sanatorio Rioja permanecerá sin atención hasta el viernes.

En el caso del Hospital Vera Barros, el cooridnador del comité de crisis, Rafael Fernández, informó que se hará un «escudamiento» y «se restringirá el ingreso de personal administrativo».

En tanto, el Sanatorio Rioja emitió un comunicado en el que avisó que, por protocolo, suspendió la atención durante miércoles y jueves. Esto incluye internaciones, guardia central, consultorios y cirugías.