Un comisario de la policía de la provincia quedó detenido, luego de detectarse que manejaba su vehículo en estado de ebriedad.

Se trata del comisario Guillermo Push, que tiene 39 años y encima se desempeña en la Policía caminera de la Dirección de Tránsito, con lo cual su función es justamente controlar, entre otras cosas, que no haya conductores alcoholizados.

El comisario manejaba su vehículo, un automóvil Chevrolet Prisma, cuando se le realizó el test, el cual arrojó resultado positivo con 1.47 gramos de alcohol en sangre.

Finalmente, el comisario fue detenido y quedó alojado en infantería.