«Hace ya casi diez días que está con respirador. Una vez que se entra a terapia, la evolución es muy lenta. Tiene altibajos«, manifestó su sorbino, Patricio Basso.

«El 1 de agosto nos informaron su resultado positivo para COVID-19. Él pasó los primeros días en su casa, no tenía mayores síntomas que un resfrío, cosas muy leves», recordó el sobrino. «Después empezó a bajar la oxigenación en la sangre y para mayor control y monitoreo lo llevaron al Hospital Virgen María de Fátima, y se fue complicando hasta llegar a esta situación», añadió.

No obstante, contó que en la familia están «confiados en Dios y los médicos que hacen todo lo que indica el protocolo para que pueda salir adelante». 

Fuente: Medios Provincia