El secretario de Seguridad, Pedro Fuentes, informó que en los próximos días cerrarán calles de la zona sur de la ciudad de La Rioja para impedir la circulación de personas que no estén exceptuadas de cumplir con la cuarentena obligatoria.

El funcionario, que se hizo cargo de la policía provincial ante la internación en el Hospital Virgen de Fátima del comisario Rubén Garay, explicó ayer en Radio La Ciudad que hasta al lunes había unos 60 uniformados diagnosticados con COVID-19, sobre un total de 200 agentes aislados.

Ante la imposibilidad de sostener los controles por la falta de personal, Fuentes había adelantado que se estaba evaluando la posibilidad de cerrar con vallas algunas arterias. Hoy, en una entrevista con Medios Provincia, fue más contundente y confirmó que se impedirá el pasó en algunas arterias.

«En la zona sur es donde mayor movimiento se registra. Por eso tenemos pensado cerrar algunas arterias en los próximos días«, indicó.

No obstante, consideró que la circulación en general se redujo en la capital provincial, lo que «hizo que el delito contra la propiedad y contra las personas haya caído».