Cuando los lectores de encuestas revisan datos que miden evaluaciones personales de dirigentes, en general tienden a centrar primero -y casi exclusivamente- su atención en las magnitudes positivas (verde), dijo el licenciado Jorge Daniel Giacobbe Director de Giacobbe & Asociados .

A fin de ganar en profundidad de análisis de los datos, en informes anteriores hemos retratado la importancia de las imágenes negativas (rojo), sobre todo para el futuro de quienes pretenden seguir escalando la pirámide del poder por la vía electoral.

La noticia común a todas las principales figuras políticas de esta medición, si bien tenue, es que sus imágenes regulares están en disolución. Alberto Fernández mantuvo su imagen positiva (37.3%) pero creció por primera vez, cuatro puntos su negativa (48.5%) a costa de su regular.

Axel Kicillof creció tres de negativa, pero a costa de su desconocimiento. Cristina también perdió apenas un punto de su regular que se disolvió entre las otras dos, de modo tal que resulta estable.

Mauricio Macri también perdió tres puntos de su regular que, al igual que Cristina, se fueron a positiva y negativa casi por igual. Párrafo aparte, a Horacio Rodríguez Larreta le está sucediendo todo eso a la vez. Cayó dos puntos de su anterior regular, y también cuatro puntos de desconocimiento. ¿Dónde fueron esos seis?.

Solo uno a positiva, y cinco a negativa. Todavía hay un tercio de la población que califica al Jefe de Gobierno como “regular”. Es quién tiene mayor oportunidad y riesgo a medida que ese universo se vaya definiendo.

Si la relación, como en esta medición, fuera negativa por 5 a 1, tendrá que repensar su estrategia. En cuanto a las gestiones de la crisis del Covid19 en particular, sucede lo mismo que con las personales. Caen las evaluaciones regulares y crecen mucho las muy negativas en los tres mandatarios.

Al revisar detenidamente los resultados obtenidos en las preguntas referidas al Coronavirus se podrá observar una extraña e ilógica relación entre: PROLONGARÍA LA CUARENTENA (36.7%), TENGO MUCHO MIEDO AL CORONAVIRUS (21.6%) y VI AFECTADOS MIS INGRESOS (78%). Dicho de otro modo, si casi 80% de la población perdió ingresos debido a las restricciones de la cuarentena, y si solo 22% está aún muy atemorizado por la amenaza del virus, ¿Cómo se llega a casi un 40% que pide extender la cuarentena?.

La explicación es sencilla:

Si analizamos conforme a su ideología a quienes aún TIENEN MUCHO TEMOR al coronavirus (21,6%), veremos que el excesivo temor ataca de manera especial a ciertas comunidades ideológicas, pero no a otras. Por ejemplo, entre kirchneristas el miedo total afecta al 57,3%, entre peronistas al 30,9%, mientras que entre independientes y/o apolíticos solo afecta al 12,4% y entre adherentes a fuerzas políticas de menor cuantía solo afecta al 7,2%. En medio de estos extremos los autodefinidos como pertenecientes al Pro solo tienen super atemorizados al 15.7% de sus miembros.

Ahora, si le damos vuelta y analizamos a quienes DESEAN CONTINUAR CON LA CUARENTENA (36,7%) conforme a su ideología vemos lo siguiente: de los adherentes a pequeñas organizaciones políticas solo quieren extender la cuarentena un 11,5%; de adherentes al Pro, un 14,5%; de los radicales un 19,2%; de los independientes y apolíticos un 23,9%; pero de los peronistas quiere continuar un 64,3% y de los kirchneristas un 87,6%.