El presidente Alberto Fernández trasladó hoy su agenda de trabajo a La Rioja donde visitó un Parque Eólico junto al gobernador, Ricardo Quintela, encabezó la firma de acuerdos en diferentes áreas entre Nación y la provincia, y realizó una serie de anuncios.

La curiosidad de tal visita, fue que en un avión privado de presidencia de la Nación, aterrizó en la polémica pista que se construyó en la presidencia de Carlos Menem.

Considerada uno de los íconos de la corrupción política de los años 90 y con un costo aproximado de US$ 1,2 millones cuando fue construida, en 1997, la pista de aterrizaje de Anillaco (La Rioja) aún existe, y sobre su pavimento recibe una media docena de avionetas a lo largo de doce meses. Tal es el tráfico medio anual. Pero hay algo más: el predio también sirve desde hace medio año de residencia para un joven matrimonio, encargado de la vigilancia del área a cargo de la Municipalidad del departamento riojano de Castro Barros.

Ubicada a sólo 800 metros de “La Rosadita”, emblemática residencia construida por Carlos Menem durante los años 90, el particular aeropuerto fue el centro de acusaciones, denuncias y sospechas de todo tipo.

Y con la visita de Alberto Fernández, Zulema Menem, publicó un curioso tuit, con fotos de la polémica pista:

«Con todo respeto…. pero como me gustaría que los vientos de #Anillaco le den la misma dirección al Presidente @alferdez de @CarlosMenem_LR para conducir nuestro país»