En la jornada de este jueves, fue noticia el accidente de un joven ciclista, que cayó de lleno contra los cactus que se encuentran en el bouvelard de la avenida que está frente al Superdomo.

Se trata de Diego Moreno. “Tengo la suerte que tenía la protección necesaria. Si no hubiera tenido las gafas, podría haber quedado ciego”, remarcó y agregó que “todavía me quedan espinas en el cuerpo”.

Pese al accidente, el ciclista mostró su buen humor y hasta bromeó con lo sucedido, pero también destacó el trato y la asistencia que recibió. “Fue excelente la atención en el hospital, estoy muy agradecido. También le agradezco eternamente al vecino que me asistió, él fue quien me sacó todas las pencas que tenía clavadas”, resaltó.

Diego contó además que en el momento del accidente no sintió dolor, “porque venía andando hacía dos horas y tenía el cuerpo caliente”, y sobre el hecho en sí detalló que “íbamos tres, bastante rápido, agarré una huella, resbalé y caí de lleno en el cantero”.

Sobre la polémica que se generó por la peligrosidad de los cactus en ese lugar, el ciclista accidentado dio su opinión: “Considero que pueden estar ahí, porque es una planta autóctona muy linda. Pero podría tener un alambre tejido, sobre todo por protección de los niños”, manifestó.

En cuanto a su estado de salud, comentó: “Anoche a las 21.30 me dieron el alta y ya estoy en mi casa. Me dieron calmantes y antibióticos, y todavía tengo algunas espinas clavadas”.

Fuente: Fénix