El intendente de Rosario Vera Peñaloza, Cristian Pérez, dejó abierta la posibilidad de que se habiliten lugares para que los jóvenes celebren las fiestas de fin de año. “Estamos evaluando la situación”, admitió.

“Conocemos la vida nocturna de los jóvenes, por eso tenemos que tomar una decisión: si queremos que estén en la calle de la manera clandestina o habilitar un lugar para que puedan estar controlados”, analizó.

Pérez remarcó que la situación “es difícil”, ya que explicó que “es un volumen de 1.500 chicos que tenemos que manejar”.

Tenemos que habilitar mínimamente seis lugares, con un máximo de 250 personas, para poder contenerlos”, consideró.

El intendente aclaró que en caso de lograrse esa habilitación, será con el cumplimiento de los respectivos protocolos, ya que resaltó que “tenemos que seguir cuidándonos, porque el virus sigue estando. Sino todo lo que hemos hecho hasta ahora, no tiene sentido”.

Fuente: Fénix