Ante la llegada de la vacuna rusa a La Rioja, el titular de APROSLAR comentó que una minoría de trabajadores de salud se negaron a vacunarse y en ese sentido opinó que es importante para evitar una segunda ola y el colapso del sistema médico.

Rolando Agüero adelantó que a partir de las 9 de la mañana de este martes comenzará la vacunación al personal de salud en el hospital Enrique Vera Barros, el hospital de la Madre y el Niño y la clínica Virgen María de Fátima. 

Doctor Rolando Aguero, titular de APROLAR

Si bien no es obligatoria, Agüero anticipó que la mayoría del personal se va a vacunar y con respecto a quienes se opusieron, «tendrán que firmar una declaración jurada para hacerse responsables de negarse a la vacuna y los riesgos que corren».  

En su opinión, Agüero destacó que en la pandemia «había dos soluciones: un remedio eficaz o la vacuna, todavía no hay un remedio eficaz y en estas circunstancias de urgencia tenemos que vacunarnos, yo que tengo más de 60 años me voy a vacunar, porque si llego a contraer el virus voy a correr muchos riesgos por mi edad y varias patologías que tengo» remarcó el doctor. 

En cuanto a los efectos adversos de la vacuna, Agüero manifestó que «la Sputnik V ha pasado por distintas fases, desde el contexto de la pandemia y la urgencia creemos que es necesario e importante que se la coloquen porque se vienen la segunda y tercera ola que han causado estragos en Europa donde ya hubo toque de queda y grandes restricciones».

Por ese motivo, Agüero señaló que con la vacuna se evitará que los distintos centros médicos y hospitalarios como también el personal queden colapsados «si esto vuelve a pasar tenemos un personal de salud agotado, cansado psicológicamente y físicamente, sin un reconocimiento concreto del Estado, es importante evitar la segunda ola con la vacuna» sentenció. 

Fuente: Multiplataforma Fénix