En relación a sobre los efectos adversos de la vacuna Sputnik V, Douglas Nazareno explicó que aún la información oficial no se publicó: «El instituto no publicó sus resultados en revistas científicas para que toda la comunidad científica pueda sacar sus conclusiones, nos estamos guiando por trascendidos, lo que no es conveniente».

Al respecto comentó que de 12 mil personas solamente 12 sufrieron efectos graves, entre ellos cólicos renales, trombosis y absceso en un miembro. En ese sentido el especialista dijo que «pueden o no estar relacionados a la aplicación de la vacuna, pero la trombosis es más dudosa porque el proceso inflamatorio está relacionado a la enfermedad que provoca el virus, por eso se tendría que estudiar en profundidad». 

Douglas Nazareno ya había anticipado que «ninguna vacuna llegó a la fase 3 de investigación, en el análisis, la vacuna rusa incluyó casi 13 mil voluntarios y en ese grupo hubo muy pocos individuos mayores de 60 años, por lo que no se pueden sacar conclusiones en ese grupo de gente».

Por su parte, Pfizer y Moderna «realizaron una investigación más accesible que el trabajo de la vacuna rusa que no se pudo analizar y uno tiene que valerse de información periodística; ANMAT sugirió al Ministerio de Salud aprobar la vacunación, pero no dieron información precisa, ni seguridad, ni la eficacia que tiene, no informaron a cuántas personas se les aplicó, todo lo que sabemos es de información extraoficial».

Sin embargo, el infectólogo opinó que «pienso que la vacuna es buena, utilizaron la misma plataforma de la vacuna del ébola, no arrancaron de cero, pero el tema del retraso de los datos crea incertidumbre, se tiene que comprobar la eficacia con evidencia científica».

En ese marco, afirmó que él mismo se vacunaría cuando vea publicada la información en una revista científica los datos de la vacuna. «Mi percepción es que es una vacuna buena, creo que los resultados serán exitosos, pero no nos podemos manejar con percepciones, tenemos que tomar decisiones en base a evidencia científica», dijo.

Finalmente, Douglas Nazareno fue tajante al afirmar que «vamos a tener que decidir si nos arriesgamos a una vacuna cuya investigación no ha sido concluida o nos arriesgamos a padecer la enfermedad y pasar por una situación grave, no hay una situación ideal». 

Por ese motivo, el especialista recomendó que se resuelvan los errores en la comunicación a nivel individual con los pacientes. «Tenemos que transmitir las cosas tal cual son, no disfrazar la gran solución o panacea, de sacarnos todos el barbijo y volver a la normalidad, es algo que se debe desterrar, tenemos que explicar con información transparente y así la gente va a tener más confianza», concluyó.

Fuente: Fénix