[REDACCIÓN EL FEDERAL] Sin un mensaje contundente ni algún tipo de sanción para el sacerdote, la Iglesia consideró que fue “desafortunado” el mensaje en el que el padre Nicolás Vilches defendía los feminicidios de las mujeres que apoyaron la legalización. El sacerdote hizo un curioso pedido de disculpas y habló de un “exabrupto”. Lo hizo luego de que los medios nacionales se hicieran eco. Horas después, una mujer fue asesinada por su pareja policía en el barrio Urbano 41.

En un comunicado que lleva la firma del padre Dante Braida, la Diócesis de La Rioja expresó que las declaraciones de Vilches “no condicen en absoluto con las enseñanzas y el sentir de la Iglesia”.

Vilches, de la iglesia del barrio Shincal, había criticado el proyecto que legaliza el aborto en Argentina, pero su posteo en Facebook incluyó un mensaje que descolocó a sus seguidores por el nivel de violencia contra todas las mujeres. “No se quejen después de los femicidios”, escribió.

Por lo pronto, Vilches seguirá predicando la palabra de Dios, porque no fue sancionado, a pesar del reclamo de varias organizaciones que pelean por los derechos de las mujeres.

En otro comunicado, el propio Vilches dijo que fue un mero “exabrupto” y pidió disculpas. Fue dos días después de haber publicado el condenable posteo.

Sin embargo, el pedido de disculpas fue opacado en una entrevista en Radio Fénix, en la que le bajó el precio a su mensaje. «No sé por qué mis dichos generaron tanto revuelo», dijo. Y se justificó, al decir que «la violencia engendra más violencia».

Horas después de los comunicados se conocía que un policía había asesinado a su pareja, también policía, en el barrio Urbano 41. Más temprano, en Salta se había cometido el primer femicidio del año. Dos mujeres, con nombre y apellido, por cuyas muertes sí hay que quejarse y sí hay que reclamar justicia.