A lo largo y ancho de toda la Argentina, principalmente por la migración interna y la clausura de ramales ferroviarios, expulsión de la congregación o fenómenos naturales, muchas construcciones religiosas fueron abandonadas. Hoy, sus restos son testigos de un pasado de esplendor.

Pero, a pesar de ser un país joven, tenemos vestigios de nuestra historia. Por desidia, por causas naturales, por simple abandono, por cuestiones políticas, muchos lugares podrían suplantar muy bien a las gloriosas ruinas del viejo continente.

La Rioja tiene restos de épocas de esplendor con singulares historias desde cuando la dictadura militar quiso dinamitar un templo, aguas milagrosas de una iglesia, y otras que albergan tumbas de personalidades de la época.

San Nicolás de Ambil, en La Rioja, sucumbió a terremotos
San Nicolás de Ambil, en La Rioja, sucumbió a terremotos

Ambil: en dicha localidad se observa un templo bastante imponente pero desgraciado. Desiderio Tello lo mandó a construir a principios de 1894, pero el 27 de octubre de ese mismo año ocurrió el gran temblor de La Rioja, que afecta a toda la región, inclusive la iglesia. Pero seguirá funcionando y soportará bien el cercano terremoto de San Juan de 1944. En el sismo del 23 de noviembre de 1977, afectó un 20% de la construcción y se cerró al culto. El gobierno de la dictadura militar había decidido dinamitar lo que quedaba del templo, pero el pueblo se levantó contra los dictadores (una hazaña poco contada) y gracias a su coraje digno de proeza impidieron su demolición. 

El 6 de diciembre del 2003 se desplomó el muro central. Se trata de un edificio muy original e imponente para la época de su construcción. Cuenta con dos altas torres, por una de las cuales se accedía al coro enfrentado al altar mediante una escalera caracol de madera de algarrobo. En una de las paredes laterales hay dos placas de mármol de grandes dimensiones con las inscripciones: Isidoro A. de Ferreira; Bernabé de Tello, fundadora de esta iglesia y Desiderio Tello, fundador de esta iglesia. En el costado izquierdo del antiguo atrio están sepultados Calisto Pérez y José Calisto Pérez.

En Arauco, La Rioja, la capilla de las Termas de Santa Teresa, hoy abandonadas
En Arauco, La Rioja, la capilla de las Termas de Santa Teresa, hoy abandonadas

Termas de Santa Teresa: un lugar de aguas termales a 100 km de la ciudad de La Rioja, en el departamento de Arauco, cuyo nombre original era “Aguas Calientes de Mazán”. Las Termas de Santa Teresita es el nombre que eligió un sacerdote que se curó de sus problemas de salud gracias a las aguas milagrosas y decidió rebautizar el pueblo. Cuenta una leyenda local que sus aguas poseen dones de curación milagrosa. Había un complejo hotelero, hoy abandonado y la capilla, de estilo neo-barroco con doble espadaña, también está en ruinas.

El Oratorio de Villafañe en Aminga, La Rioja
El Oratorio de Villafañe en Aminga, La Rioja

Aminga: localidad cabecera del departamento Castro Barros, se encuentra a 100 km de la capital provincial. Conocida también como oratorio de Villafañe. Data de principios del Siglo XVIII y según versiones habría sido construida por los jesuitas. Fue declarada “monumento histórico provincial” en el año 2005 mediante ley 7.887. A su lado se encuentra la nueva iglesia de la Merced, que fue construida en 1908 en reemplazo de la de adobe. En ella se instalaron la campanas y las imágenes de la antigua capilla.

La capilla de la Virgen del Carmen en Nepes, La Rioja. Del esplenddor al abandono.
La capilla de la Virgen del Carmen en Nepes, La Rioja. Del esplenddor al abandono.

Nepes se encuentra a 28 km de la capital de la provincia. A fines del S. XIX el terrateniente de la zona don Manuel Sosa mandó a construir la capilla de la virgen del Carmen, tuvo su periodo de esplendor pero al irse despoblando la región quedó abandonada y fue saqueada.

*Parte de nota fue publicada originalmente en Infobae: El patrimonio olvidado del país: iglesias y capillas que albergaron la fe y hoy están en ruinas