Cualquier foto difundida por medios de La Rioja, junto a las quejas de muchos vecinos chileciteños, dan cuenta que la organización sin protocolos de todos los eventos con los ministros nacionales junto al Presidente de la Nación, fallaron.

El presidente llegó a La Rioja después de sus ministros, ya que visitó la provincia de San Juan, para reunirse con el gobernador Uñac y avaluar los daños por el terremoto del día anterior, y que tampoco se respetó el distanciamiento social.

Visita el Presidente a la provincia de San Juan

En La Rioja, junto a toda la comitiva nacional, se sumaron los funcionarios provinciales, más otras personas como secretarios, funcionarios de segundo orden, periodistas y algún que otro colado, pujaron para sacarse una foto, con cualquier ministro que encontraban y con el Presidente.

Reuniones y visitas a distintos lugares de chilecito mostraron la misma foto: todos juntos y sin distansamiento físico

Aunque las fotos muestran el uso del barbijo, testigos de algunas reuniones privadas con ministros, dijeron que los barbijos no se usaron, y menos a la hora de comer en mesas que mostró a todos muy juntos, fotos que obviamente no dejaron difundir.

Es casi tedioso repetir lo que este gobierno pregona en cada conferencia de prensa cuando hablan de los peligros y riesgos que tiene la población si no se respeta el barbijo y el distanciamiento físico.

La Organización Mundial de la Salud lo indica. El COVID-19 se propaga principalmente entre personas que están en contacto cercano (dentro de 6 pies aproximadamente o 2 metros) por un período prolongado.

La propagación ocurre cuando una persona infectada tose, estornuda o habla, y las gotitas de su boca o nariz se expulsan al aire y terminan en la boca o nariz de las personas cercanas, inclusive con el barbijo puesto.

Estudios recientes indican que las personas que están infectadas pero no tienen síntomas probablemente también juegan un rol en la propagación del COVID-19. Como las personas pueden propagar el virus antes de saber que están enfermas, es importante mantener una distancia de al menos 6 pies o dos metros, de otras personas siempre que sea posible, incluso si usted o esas personas no tienen síntomas. El distanciamiento social es especialmente importante para las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

LOS ANTECEDENTES DEL MAL EJEMPLO

Los antecedentes del gobierno también respalda este tipo de conductas. El velorio de Maradona, dejar que personas copen el congreso con pañuelos verdes y celestes. Dejar que los de River y Boca inunden el obelisco, o movimientos de izquierda que todos los días interrumpen el transito porteño. Da igual.

Y la consecuencia de esto es casi normal hasta los propios funcionarios. La prolongada cuarentena y encierro de los argentinos, terminó en cansar a todos, y hasta perder el miedo a contagiarse, especialmente por los jóvenes que saben que si se contagian, no van a tener síntomas, sin pensar que pueden enfermar a sus padres o abuelos.

La Rioja ya tuvo una experiencia similar que el gobierno provincial negó enfáticamente. Y fue la anterior visita del Presidente a La Rioja en junio del año pasado, que casualidad o no, a la semana se dispararon la cantidad de contagiados por COVID-19 en la provincia. Periodísticamente imposible saberlo, pero menos negarlo.

En la comitiva, el ministro Daniel Arroyo estuvo en La Rioja y había estado aislado por estar en contacto con Martín Insaurralde, intendente de Lomas de Zamora quien se contagió y había participado de un acto, para posteriormente contraer el virus.

Captura de video en la anterior visita del gobernador en La Rioja

Un funcionario de la municipalidad de Chilecito resumió las consecuencias de todo lo que se vivió en el departamento con la visita presidencial y su comitiva.

«En una semana sabremos cuantos serán los contagiados».