No es casualidad que el patrimonio de los políticos argentinos sea una incógnita, y mientras más alto sea el estamento que ocuparon en la función pública, es casi imposible rastrear que adquirieron a los largo de las gestiones.

El caso de Carlos Menem es quizás el más significativo, no por lo que nunca declaró, sino por lo declarado en su última Declaración Jurada, como senador.

El patrimonio de Carlos Menem es uno de los secretos que se llevó a la tumba, pues buena parte de sus bienes fueron transferidos a sus familiares antes de su fallecimiento. De todas maneras se desprenden varias curiosidades.

La declaración jurada de bienes del ex presidente Carlos Saúl Menem, fallecido el domingo, puede no representar fielmente sus bienes, ya que buena parte de sus posesiones fueron transferidos a sus familiares antes de su muerte. Pero igual de ese documento se desprenden varias curiosidades.

Entre estas, solo declara haber tenido dos autos a pesar de que el exmandatario era «fierrero», corrió en rally y hasta tuvo una Ferrari. Pero en su declaración de bienes aparecen un Peugeot 405 modelo 1992 y un Toyota Corolla 2007. Y una moto marca Motomel 110 comprada en 2010 figura en la DDJJ. 

En cuanto a los bienes más valiosos declaraba tener una obra de arte valuada en 1 millón de pesos y que le obsequiaron cuando era presidente. Hoy eso no podría ocurrir. El otro bien simbólico que menciona son acciones de Telecom que le regaló la empresa en 1991, como «agradecimiento» luego de la privatización. 

Menem murió siendo senador. Antes, había sido gobernador de La Rioja, presidente dos veces y siempre se dedicó a la política. En 2004 se inició una nueva causa por supuesto enriquecimiento ilícito como apéndice de la investigación por la venta de armas a Ecuador y Croacia. La causa caducó por el tiempo transcurrido. Ese fue uno de los intentos por investigar el patrimonio del ex presidente. Ninguno llegó a nada. 

Como senador de la Nación Menem debió presentar una declaración jurada. La última vez que lo hizo fue en 2019, donde decía tener un patrimonio de 7,5 millones de pesos, aunque hay bienes subvaluados. Es lo que ocurre con los campos que tenía en Chilecito, La Rioja  y que compró en 1978, dos años después de haber sido detenido por la dictadura (hasta entonces era gobernador). 

Obsequios y curiosidades 

Con las privatizaciones del 90`, entre estas con Telecom, la telefónica española se quedó con la concesión de medio país y la francesa Telecom con la otra mitad. En 1991 Menem recibió un presente: acciones de la empresa Telecom, que mantuvo hasta su muerte. Así consta en la DDJJ. 

El ex presidente recibía regalos y los ostentaba. El sumun fue la Ferrari que le regaló el empresario Massimo Del Lago. «La Ferrari es mía, mía mía», decía. Ese vehículo dejó de ser parte de su patrimonio. Y los presentes no forman parte de los bienes declarados oficialmente, salvo uno: una obra de arte valuada en un millón de pesos. Hoy eso sería imposible: la ley de ética pública determina que los regalos otorgados a los presidentes son patrimonio del Estado y no de las personas. Por eso desde la Ferrari hasta las obras de arte que Menem contaba para sí, serían patrimonio público. 

Una curiosidad que conocían quienes visitaban al ex presidente tiene que ver con sus inmuebles. Más allá del sitio donde vivía, en La Rioja y también en Buenos Aires solía habitar viviendas que no eran propias. Ocurría con la casa en un country con cancha de golf en La Rioja y hasta con la casa quinta donde estuvo detenido. 

Menem también fue investigado luego de que se denunciara que tenía cuentas bancarias en Suiza. En su declaración de bienes solo declara cuentas en el país, una de ellas con un ahorro de casi 3 millones de pesos.

Tiempo de San Juan