*Por Juan Pablo Parrilla

En el marco del debate por el cambio de nombre de la avenida Rivadavia, un relevamiento realizado por EL FEDERAL detectó que en la capital provincial hay una calle con nombre de mujer por cada 7 que hacen referencia a hombres.

El relevamiento fue realizado sobre una muestra de 697 calles, que fueron divididas en cinco categorías: hombre, mujer, lugar, fecha y otros. Hubo cuatro arterias cuya toponimia no pudo ser identificada, a pesar de la consulta a un historiador y un referente de la cultura. Los resultados son los siguientes:

– 44 calles tienen nombre de mujeres, lo que representa el 6,31% del total relevado.

– 305 calles tienen nombre de hombres, lo que equivale al 43,75% de la muestra.

-198 calles tienen nombre de lugares, 25 son fechas históricas y 121 fueron incluidas en la categoría “otros”.

De esas 44 calles con nombres que remiten a mujeres, hay 15 (más de un tercio del total) que hacen referencia a la religión. Y hay apenas 30 arterias con el nombre propio de mujeres históricas (4,30% de la muestra), casi la misma cantidad de las 27 calles que tienen nombres de árboles y plantas (3,87%).

Otro dato: de las 334 calles de la muestra que llevan nombres propios de personajes históricos, el 90,71% son hombres.

Antes de avanzar, una aclaración metodológica. Ante la falta de una base de datos con los nombres de todas las calles en las dependencias oficiales consultadas, la muestra se armó con un listado aportado por la Dirección de Catastro y una nómina del portal “Calles de La Rioja”. Y no se incluyeron las “Calle pública” y las «Proyectadas», porque hubieran desvirtuado el relevamiento, ya que no hubo criterios culturales a la hora de denominarlas. Si se hubieran tenido en cuenta, el porcentaje de calles con nombre de mujeres y hombres sería menor, pero la relación entre esas dos categorías sería la misma: hay un hombre de mujer por cada siete de hombres y hay una mujer homenajeada por cada nueve varones.

La base de datos que se usó es la siguiente:

Otras ciudades:

En diciembre de 2019, el sociólogo Brián Covaro publicó un análisis estadístico del nombre de las calles de la Ciudad de Buenos Aires y halló que sólo hay 52 que hacen referencia a mujeres (2,3%) contra 1.356 que aluden a hombres (59,2%). Los mapas que se publican a continuación sirven para visualizar esos resultados:

La cifra es similar a la de París, donde las mujeres están en el 2,7% de sus calles, pero menor al 11,6% de la Ciudad de México, el 21% de Madrid y el 37,8% de La Habana. También suele haber gran disparidad dentro de los países, como en Paraguay, donde las calles con nombre de mujer representan el 19,7% del total en Encarnación y el 5,9% en Asunción.

Por su parte, en Córdoba capital hay 164 calles nombradas para homenajear a hombres llamados José y 160 que hacen referencia a mujeres, según un relevamiento de la politóloga Romina Del Tredici. El estudio detectó que apenas el 7% de las calles de la ciudad tienen nombres femeninos, que en el siguiente mapa son las que figuran en amarillo:

Ese mapeo es parte del proyecto “Las calles de las mujeres”, del grupo Geochicas, que se realizó también en otros países. El relevamiento arrojó además que el promedio de las calles con nombre de mujer en las otras localidades del interior incluidas en una primera etapa (Salta, Rosario, Chajarí y Resistencia) es del 12 por ciento. Y el promedio entre esas localidades, Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires es del 10 por ciento.

“Un dato que identificamos fue que dentro de las mujeres con perfiles en Wikipedia, sólo hay una mujer que se destacó en el ámbito científico. Un 15% son escritoras. Se eligen aquellas mujeres que se destacaron por su papel artístico y cultural. Hay maestras y periodistas, pero falta reconocimiento en el ámbito de la ciencia”, comentó la autora en una entrevista con La Voz.

En la misma línea de esas investigaciones, la politóloga María de los Ángeles Lasa publicó en su blog un análisis de los nombres de las calles de su ciudad, Villa María, en Córdoba. Sus resultados: el 41,89% de las calles tienen nombres de hombres y el 2,91%, nombres de mujeres. Los mapas que confeccionó hablan por sí solos:

Algo interesante de ese trabajo es que luego de su publicación, en Villa María se impulsó la modificación de una ordenanza para nombrar más calles en honor a mujeres.

Ese tipo de políticas públicas no son una novedad, pero muchas se quedaron a mitad de camino. Por citar un ejemplo, un barrio de Bruselas, la capital de Bélgica, cambió la denominación de once calles para poner el nombre de mujeres insignes donde hay connotaciones coloniales, aunque sólo lo hicieron de manera simbólica y por apenas 9 meses.

Otro ejemplo fue en Quito, Ecuador, donde se debate la posibilidad de impulsar más nombres de mujeres en sus calles, aunque hay proyectos similares desde hace una década. Allí el 30,8% de las calles tienen nombres de hombres y apenas un 3,3% poseen denominaciones que refieren a mujeres. Si se tienen en cuenta las arterias con nombres de personajes históricos, una nota reciente de El Comercio precisó que el 90,28% son hombres y el 9,72% son mujeres, la misma relación que en La Rioja.