A comienzos de este año se dio a conocer la noticia de que un hombre oriundo de la ciudad de Trujillo, en Perú, había violado y asesinado a la hijastra de dos años de su hermano, junto a otro hombre.

Medios locales, como “La República”, señalaron en enero pasado que el abusador y asesino, Elman Elder Liñán Barreto, había confesado a la Policía la manera en la que habría llevado adelante el acto criminal por el que fue condenado a dos años de prisión.

Según relató, mientras nadie los observaba, había engañado a la pequeña con juegos para conducirla hacia un matorral para abusar sexualmente de ella, y posteriormente, arrojar el cadáver cerca del río Moche, en el interior de un pozo de seis metros de profundidad. Fue allí donde, precisamente, hallaron a Barreto junto al cuerpo sin vida de la niña.

Te esperamos de nuevo, esto no es nada", la advertencia de los 50 presos  que abusaron del violador y asesino de una nena - Radio Mitre

Tras ser trasladado al penal “El Milagro” para cumplir su condena, se acrecentaron los rumores de un posible atentado contra la vida del acusado por parte de los presos, a modo de “venganza” por sus repudiables hechos.

Esto fue desmentido en los primeros meses del año por las autoridades penitenciarias, quienes aseguraron a “La República” haber desplegado un operativo de vigilancia para evitar que esto ocurriera. Y aclararon: “Como responsables del penas, sabemos de las amenazas y debemos garantizar el orden interno a fin de evitar denuncias de instituciones que velan por los derechos humanos o familiares de los reos”, apuntaron.

Sin embargo, según trascendió esta última semana, los presos del penal “El Milagro” habrían llevado a cabo finalmente su venganza contra Elman Elder Liñán Barreto, mediante una brutal golpiza y violación en manada, que le habría provocado desgarros y graves heridas en todo el cuerpo.

La regla de “los niños no se tocan” imperó entre los presidiarios, que luego de que el violador semi-desmayado fuera trasladado de urgencia al Hospital más cercano, aseguraron que “apenas» volviera, lo iban “a picar”.

El abusador y asesino de una nena pide desesperadamente que 50 presos dejen  de violarlo | El Esquiu

Pocas horas atrás, el medio de comunicación “Eco de la Guatesca” informó que Barreto pidió “perdón entre lágrimas” por sus crímenes, y aseguró que le imploró a las autoridades que lo “trasladen” a otro penal, porque “ya no aguanta más”.

«Los reos indignados decían: ’te esperamos de nuevo, esto no es nada, esto es poco lo que te mereces por haber violado y matado a una niña de dos añitos , una pequeña inocente’», señala en informativo sobre el clima que se vive dentro del penal, a la espera del regreso del asesino oriundo de Trujillo.