[REDACCIÓN EL FEDERAL] Un persecusión policial a un borracho que se negó a ser identificado terminó con un patrullero chocando, alrededor de las 4.30 de la mañana, contra el frente de una vivienda del barrio Evita. El conductor del vehículo particular fue detenido poco después.

Fuentes policiales indicaron que el sujeto manejaba un auto robado y fue divisado sobre la calle Olta, y desde ahí hubo una interminable persecusión. El choque se produjo en una vivienda ubicada en Bulnes al 1100, frente a la escuela Timoteo Gordillo.

Por el choque, se destruyó parte del frente de la vivienda. Según Radio Fénix, ahí vive una mujer de 67 años con su hijo, quienes se despertaron ante el estruendo que escucharon. Esta mañana la policía trabajaba en el lugar para restaurar lo que se rompió.

Fuentes policiales explicaron a EL FEDERAL que el sujeto evadido «quiso chocar al patrullero, que intentó esquivarlo y terminó chocando contra el pilar de una casa».

El comisario Gómez, de la comisaría séptima, aseguró que el sujeto que había escapado del control fue detenido y que el control de alcoholemia dio positivo.

Además, precisó que el policía que manejaba el patrullero sufrió algunos golpes y fue trasladado al Hospital Vera Barros en ambulancia.

“Por los daños materiales se va a ser cargo la policía. Además Edelar se hará cargo de la parte eléctrica”, agregó.