El concejal radical Enrique Balmaceda apuntó contra el gobierno provincial, al que –en parte– responsabilizó por la fiesta clandestina en el barrio Cochangasta que escandalizó a la provincia.

“La clandestinidad jamás es el camino. Pero tampoco existieron estrategias por parte del gobierno para contener a los jóvenes, que cada vez son más afectados por patologías como depresión, diabetes y obesidad”, sostuvo. “La salida de todo esto, es con los jóvenes adentro. No culpando y demonizándonos”, añadió.

En otro tuit, manifestó: “La falta de empatía debe ser sancionada, todos/as coincidimos. Pero culpar y demonizar a los jóvenes por el COVID es infantil y ridículo. Háganse cargo de su incapacidad para manejar la pandemia. Equipen los hospitales del interior, compren vacunas y dejen de alquilar carpas”, advirtió.

Y cerró con una chicana sobre la presencia de “hijos de” en la fiesta. “¿Y ese odio de clase? Media pila, che, como si la dirigencia del PJ viviera en una casa de barrio en los Urbanos. Dejen de joder. Si los jóvenes somos el motor del cambio, empoderados, etc, no cambien el discurso cuando hay un error y pasen a responsabilizar familiares”.