*Por Juan Pablo Parrilla

Una joven denunció por abuso sexual al concejal Enrique Balmaceda, que ya había sido acusado en el pasado de acosar a militantes radicales. La presunta víctima realizó una presentación en la Unidad Fiscal de Violencia de Género, en la que pidió una serie de medidas para proteger su integridad.

Fuentes judiciales indicaron que la denunciante es una joven que conoce a Balmaceda desde hace años, pues militaban juntos en la agrupación estudiantil Franja Morada. Actualmente es empleada en el Municipio. El abuso que denunció habría ocurrido el 23 de diciembre, después de una reunión de trabajo.

La presunta víctima contó que habían ido comer al bar Antares junto a otro militante radical y que luego fueron a la casa de Balmaceda. Dijo que estaban tomando una cerveza en el balcón, cuando el concejal trató de besarla y ella le dejó en claro que no quería.

Sin embargo, según repasa la denuncia con bastantes detalles, Balmaceda insistió por la fuerza y le llegó a sacar la blusa y el corpiño, entre otras cosas. Todo habría terminado gracias a una llamada de su madre, que le permitió zafar y abandonar la vivienda.

«Después del incidente, noté que el denunciado agravó sus destratos hacia mi persona en el trabajo. Me ha acosado y hostigado en innumerables ocasiones desde entonces, en privado, en público, y hasta en reuniones de trabajo, descalificándome por mi condición de mujer, insultándome y recalcándonos a todos, en especial a mí, que yo tenía trabajo gracias a él y, si osaba cuestionar o discrepar con su criterio, me decía que me calle y sea agradecida», contó la joven en su presentación, en la que solicitó una orden de restricción perimetral, una medida de prohibición de contacto y acercamiento a su hogar y su lugar de trabajo, y un botón antipánico.

Además, aclaró que mantuvo todo en secreto hasta que, gracias a la ayuda de una psicóloga del Hospital de la Madre y el Niño, pudo contarle a sus compañeros de trabajo y militancia, y hacer la presentación formal del caso en la justicia, que según las fuentes consultadas quedó a cargo de la fiscal Nadia Schargrodsky, hoy denunciada por una víctima de violencia de género por una posible maniobra de encubrimiento a otro acusado.

En Rosario

Hace unos años se viralizaron tres supuestas denuncias realizadas en 2016 contra Balmaceda por acoso sexual en Rosario, donde el joven residía antes de mudarse a La Rioja. También las presuntas víctimas eran militantes de Franja Morada.

En su momento se dijo que las denuncias habían sido desestimadas y, en febrero del año pasado, el portal Rioja Libre publicó el testimonio de una de las jóvenes. «Después de varias pericias psicológicas, la fiscal dijo que el acoso no había pasado a mayores porque yo tuve la fortaleza para resistirlo, y logré salir de ese lugar; pero se deja claro sus intenciones de menoscabar mi integridad», aseguró.

«Yo llevé la denuncia a la UNR (Universidad Nacional de Rosario) e intenté hacer un pedido de sumario, lo llevé hasta lo más posible, hasta que la Justicia me dijo ‘Basta’ porque él ya no vivía más en Rosario». Y cerró: “Si bien denunciamos tres, sé que somos muchas más chicas las que padecimos los acosos de Balmaceda”.

Otras denuncias

El caso de Balmaceda es la tercera denuncia en el seno del Concejo Deliberante por violencia de género. Se suma a la que recibió Freddy Herrera, que terminó con un deleznable cruce del edil al peronismo para ser salvado, y a la acusación de la concejal Ximena Marenco contra el viceintendente Guillermo Galván por una supuesta amenaza.

cialis sipariş cialis 100 mg cialis 5 mg geciktirici viagra